Tecnología

Esto se traduce en una máxima eficiencia y ahorro en consumo de gas, lo que impacta
positivamente en términos de sostenibilidad.

 La optimización de recursos energéticos es una tendencia mundial que ha ido plasmándose también en el diseño de nuevas construcciones. En Chile, una innovación en esta materia son los calefón de condensación NPE, introducidos al mercado por Anwo.

El proyecto Ciudadano Montt, de Inmobiliaria Regenera, contempla la incorporación de esta tecnología de calentamiento de agua, como una manera de ofrecer mayor eficiencia en el uso de este recurso a los residentes del edificio. Esto se traduce en un menor consumo de gas, lo que impacta positivamente en términos de sostenibilidad.

Patricio Gallo, ingeniero de Climatermic -empresa que trabaja desde hace dos años en la instalación de estos equipos en Chile-, explica que con la implementación del sistema de calefón NPE, se estima que el ahorro podría ser de hasta 35%.

“Esto depende de distintas variables como, por ejemplo, hábitos de consumo y caudales de grifos”, precisa.

Agrega que se trata de un producto que está penetrando cada vez más en el mercado nacional y que actualmente se utiliza también en países como Estados Unidos, Canadá, México, Japón, entre otros.

 

Aspectos Diferenciadores

  Respecto a su funcionamiento, el calefón NPE calienta el agua de manera instantánea, mediante tecnología de condensación. Opera con gas natural, pero puede ser convertido a gas licuado en forma rápida y fácil, gracias a su Sistema Doble Venturi, lo que hace a este equipo muy confiable.

Algunas de sus ventajas son:

  • Es compatible para aplicaciones tanto residenciales como comerciales. Es posible instalar hasta 16 equipos en cascada, sin accesorios adicionales.
  • Cuenta con la función “Comfort flow" que evita los bolsones de agua fría en el interior de las líneas de abastecimiento, lo que contribuye a mantener la temperatura deseada.
  • Tiene intercambiadores de calor duales de acero inoxidable, en lugar de cobre. Esto evita la corrosión y, por lo tanto, extiende su vida útil.
  • Permite reducir los costos de operación y de mantenimiento.
  •  

    Este innovador sistema estará disponible en el proyecto residencial Ciudadano Montt, en Ñuñoa, y en Oficinas Los Leones, ambos de Inmobiliaria Regenera.

      Ya son más de 70 las propiedades en Santiago y la V región, principalmente edificios y condominios, que disponen de un sofisticado control de acceso para residentes y visitas, denominado Safecard. Consiste en una tecnología única en el mundo que opera a través de una aplicación móvil y que funciona como una especie de “llave digital”. Alberto Rochet, creador de este sistema junto con Claudio Juliá, explica que la idea surgió debido a una experiencia personal:

    “Hace algunos años, esperábamos que avanzara una larga fila de autos, para entrar a un condominio, mientras el guardia anotaba a mano cada ingreso. Finalmente, angustiado por la congestión, liberó la entrada para que todos pasaran. A partir de esta vivencia, pensamos que era necesario contar con un sistema descentralizado que agilizara estos procesos y fuera más seguro”.

    Luego de constatar que no existía un servicio como ese en el mundo, decidieron diseñarlo ellos mismos. El desafío involucró el desarrollo del software, el sistema electrónico y la posterior comercialización. Hoy, cuatro años después, Safecard ya es utilizado mensualmente por alrededor de 250 mil usuarios, incluyendo residentes y visitas de los recintos suscritos. Dos edificios que ofrecerán este sistema son el proyecto residencial Ciudadano Montt, en Ñuñoa, y Oficinas Los Leones, ambos de Inmobiliaria Regenera. Los socios fundadores de esta empresa, Sergio Montes y José Miguel Irarrázaval, sostienen que optaron por esta tecnología porque les pareció una herramienta innovadora y eficiente para optimizar la gestión y seguridad en el control de acceso. Además, se ajusta al perfil de sus clientes objetivos, quienes son usuarios frecuentes de aplicaciones móviles.

    ¿Cómo funciona Safecard?

    Consiste en un mecanismo de control de acceso que permite a los mismos residentes manejar desde su celular las puertas, rejas u otras barreras, como las de los estacionamientos. Así, esta labor ya no está centralizada en el guardia o conserje, lo que agiliza los flujos de personas junto con reforzar las medidas de seguridad existentes.

    Para ello, quienes viven o trabajan en la propiedad, deben descargar una aplicación móvil, a través de la cual pueden enviar autorizaciones de ingreso a sus visitas y, si es necesario, también invitaciones con la dirección, para que puedan llegar utilizando Google Maps o Waze.

    Asimismo, el sistema es capaz de leer la patente vehicular de cada residente, de manera que al ubicarse en la entrada de la propiedad, las barreras se abran automáticamente. Safecard también facilita la gestión de información, dado que permite llevar un registro en tiempo real de las visitas y personal de servicios, así como de quienes emiten las autorizaciones de acceso. Además, el sistema notifica de cualquier movimiento en el recinto, tanto a los residentes como a los conserjes, a través de alertas específicas en tiempo real. Todos estos eventos quedan guardados en un historial digital.

    La seguridad es un valor común, por lo tanto, no puede quedar a discreción de una sola persona, sino que debemos resguardarla entre todos, y Safecard ayuda precisamente a eso, a que toda la comunidad sea partícipe de esta tarea”, destaca Alberto Rochet.

      Dada la exitosa experiencia en Chile, este producto nacional ha suscitado interés en el extranjero, por lo que actualmente se está trabajando para implementarlo en otros países.

     

    Este recinto, que es parte del proyecto Ciudadano Montt de Inmobiliaria Regenera, cuenta con wifi y puertos USB.

      En los últimos años, el emprendimiento y las iniciativas para impulsarlo han cobrado cada vez más fuerza en Chile. Este fenómeno, junto con la mayor flexibilidad en las empresas, ha potenciado el rápido aumento de los espacios de coworking, lugares donde las personas pueden trabajar, hacer redes laborales y apoyarse mutuamente en, por ejemplo, la puesta en marcha de un negocio.


    Se trata del proyecto Ciudadano Montt, una obra de 12 pisos que se está construyendo en la comuna de Ñuñoa, a pasos de la futura estación de metro Monseñor Eyzaguirre. Sergio Montes, socio y director ejecutivo de esta inmobiliaria, cuenta que la idea surgió como una respuesta a las nuevas necesidades que plantea el estilo de vida actual.

    Para elaborar este proyecto, estudiamos el perfil de los usuarios potenciales, grupo integrado principalmente por profesionales jóvenes, quienes más han adoptado estas formas de trabajo flexible, ya sea porque son emprendedores, se desempeñan de forma independiente o pertenecen a una compañía donde se han incorporado modalidades de trabajo a distancia”

    Considerando esto, apostaron por una innovación que podría mejorar considerablemente la calidad de vida de los residentes de Ciudadano Montt: incorporar una sala de coworking en el primer piso del edificio. Este lugar, que contempla mobiliario para trabajar y una sala de reuniones, se encuentra habilitado con wifi y puertos USB.

    A esto se suma una terraza hacia el oriente, la que conecta al edificio con su entorno. Además, en este mismo nivel, se diseñaron oficinas privadas, al igual que en el -1, donde también está el acceso a un patio inglés o jardín interior. Todo esto permite a los usuarios poder cambiar de ambientes mientras trabajan, haciendo así la jornada laboral más amena.

    Nuestro propósito es crear espacios que sean usados y que signifiquen un aporte real para la vida cotidiana de las personas. En ese sentido, esta sala de coworking dispone de todo lo necesario para ser utilizada por los residentes del edificio como un lugar de trabajo habitual”, agrega Sergio Montes.